La poesía de la resistencia

Los poesía se enfrenta a nuevos retos como la necesidad de afianzar un público adepto a las experimentaciones (Conde o Duque, 2020).

El oficio del poeta es el de dotar al lenguaje de la belleza que se resume en unos simples versos cargados de sentimientos. Entregado al mundo de las letras y estudioso del género, era el prototipo de poeta que conseguía saltar a la fama antiguamente. Sin embargo, la poesía ha cambiado con el tiempo y la llegada de la era digital. En el Día Mundial de la Poesía nos planteamos ¿cuál es el estado de este género? La situación ha cambiado mucho desde los glorificados poetas clásicos como la Generación del 27. Lorca, Albertí, Josefina de la Torre y muchos otros que, ante todo, crearon un estilo que los diferenciaba del resto de sus antecesores.

En cambio, en la actualidad la poesía se ha universalizado -como otras disciplinas- con la llegada de Internet. Ser poeta es más una cuestión del número de seguidores en las redes sociales que la calidad de los versos que se destilen. Los artistas que saltaron a la fama por razones que nada tenían que ver con las letras, cogen la pluma y se estrenan en el mundo editorial con unas ventas muy por encima de los poemarios de los escritores al uso. Laura Escanes o Risto Mejide son ejemplos de esta nueva generación de poetas de la farándula.

Instagram o Twitter son las redes donde los nuevos creadores publican sus composiciones, de tal forma que ya se ha extendido el término «instapoet». Una de las precursoras fue la canadiense Rupi Kaur, con poemas acompañados de dibujos sobrios sobre las relaciones paternales, la violación y el feminismo. A España llegó de la mano de Elvira Sastre, Defreds, Diego Ojeda y Marwan, entre otros. Es común que utilicen la música para presentar sus obras, ya que es más fácil de asimilar para sus consumidores principales: los jóvenes.

Videopoema de Marwan extraído de su libro Todos mis futuros son contigo, 2016

Una de las características principales es la banalidad de los versos, es más importante la rima que el contenido. La estética por encima de la calidad. Los tópicos son el amor, las rupturas, el sexo o la tristeza, tratados siempre de forma muy simple, sin juegos en el lenguaje o figuras literarias. En ocasiones se utiliza el símil o la anáfora, para repetir palabras entre los comienzos de los versos. Pero lo más importante es la frivolidad de todos los textos, carentes de un sentimiento real y casi siempre forzado.

En la sociedad del espectáculo que Mario Vargas Llosa defiende, podemos encontrar un hueco para la poesía. Disciplina que en los últimos años también ha sufrido de esta coyuntura que cada vez se hace más palpable. El ganador del programa Got Talent en la edición de 2018 fue el poeta César Brandon, con poemas de las mismas características ‘cursis’ que los de sus compañeros análogos.

El periodista cultural Diego Álvarez Miguel explica el oportunismo del que suelen estar manchados estos premios. Y que también afecta al mundo editorial, cada vez más preocupado por encontrar escritores que puedan vender como productos. La empresa de Risto Mejide AFTERSHARE.TV, está contratada por Atresmedia «que no tiene nada que ver con Mediaset (grupo al que pertenece Telecinco, canal en el que se emite Got Talent) pero que sí pertenece al Grupo Planeta, al que pertenece también ESPASAesPOESÍA, editorial en la que se ha publicado el libro de César Brandon», escribe Álvarez Miguel.

Los otros


A pesar del boom experimentado, la poesía sigue siendo uno de los géneros menos leídos en España. La creación literaria es la segunda en cantidad de publicación, precedida del género de Ciencias Sociales y Humanidades. En el caso específico que nos atañe, en el 2018 la edición de poemarios bajó aproximadamente un ocho por ciento.

Ministerio de Cultura y Deportes, 2019

¿Cómo afecta este conflicto a los poetas jóvenes que no siguen la corriente? Han tenido que rebelarse y alejarse completamente de la comercialización que sufre el género. De esta forma reinventan y buscan nuevas formas de expresión. Esta es una de las razones por las que no se les da la misma difusión que al resto de creación poética. Un grupo, en cambio, que en comparación con los poetas menores es más amplio y buscan en la poesía una forma de entretenimiento, obviando la formación. Ante la crisis de las editoriales, las empresas buscan inversiones seguras en las que poder sustentarse, pasando por alto la calidad para poder sobrevivir. Las editoriales pequeñas son las que se arriesgan, dando una oportunidad a los escritores primerizos. Pero al ser imposible competir con el oligopolio que sufre el sector, no se dan a conocer a los suficientes lectores.

En este sentido Álvarez Miquel afirma que «los que están vivos son los otros, los poetas jóvenes que no salen en las listas, los que no salen en YouTube, los otros, los ocultos, los pacientes, los rechazados». Quién sabe si en un vuelco de tuercas como los que vivimos constantemente en estos días, sean «los otros» los que salgan a la superficie para representar a una nueva generación del panorama creativo español.

+ posts

Co directora de Revista Spotlum.

8 comentarios en “La poesía de la resistencia”

  1. Magnifico escrito, estoy muy de acuerdo con el planteamiento, cada vez cuesta más encontrar buena poesía y es esta la que se debe promocionar en los medios y redes sociales .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *